LUNA DE WESAK O VESAK

El Vesak es la celebración más destacada del budismo, en la que los budistas recuerdan a Siddhartha Gautamá, el Buda, acudiendo a templos y haciendo ofrendas. Se considera que Buda nació, alcanzó la iluminación y también falleció, a los 80 años de edad, en sendos días de Vesak.1​ La expresión tiene su origen en el primer mes del calendario hindú.

En todos los países de Asia con fuerte presencia budista suele ser fiesta vacacional y, en general, es celebrado en todo el mundo budista. La decisión de celebrar el Vesak a nivel mundial para recordar al Buda se tomó en 1950 en una conferencia de la World Fellowship of Buddhists (WFB). Dado que el calendario budista es de tipo lunar, se acordó celebrarlo en el plenilunio del mes de mayo (Plenilunio en Tauro).

Además, la Organización de las Naciones Unidas reconoce internacionalmente desde 1999 esta jornada, que es celebrada en dicho plenilunio en su sede y el resto de sus oficinas,1​ según estableció la Resolución 54/115 de su Asamblea General.2​

El nombre deriva del Pali vesākha, en sánscrito Vaisakha, que es el nombre del mes lunar que cae en abril-mayo. En las tradiciones budistas Mahayana , la fiesta se conoce por su nombre en sánscrito y variantes derivadas de la misma. Las interpretaciones locales del nombre varían según el país.

La Luna de Wesak, o Vesak (idioma singalés), se celebra cada mes de mayo, y es marcada por el plenilunio (Luna Llena) que ocurre bajo el signo de Tauro. Es uno de los festivales budistas más importantes, y su conmemoración fue reconocida por la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en el año 1999.

Para los practicantes del Budismo, es considerada la festividad más sagrada o el día triplemente sagrado, debido a que durante la Luna de Wesak acaecieron los tres hechos más importantes en la vida de Siddharta Gautama, también conocido como Buda: Nacimiento, Iluminación y Muerte (cada uno de estos eventos acaeció con años de diferencia).

La tradición afirma que cada Luna de Wesak, Buda retorna a la Tierra y ofrece su conocimiento y energía a la humanidad, una vez más, para promover la purificación e iluminación de los seres sintientes.

Es una fecha especialmente significativa, en la que se recuerda a Buda no con tristeza por su partida, sino renovando su vocación de traer amor, armonía, luz y conocimientos al mundo.

La Luna de Wesak es un momento de gran vibración espiritual, propicio para canalizar energías de plenitud, gratitud, perdón, aceptación, autoconocimiento, autoestima, certeza, vocación e iluminación.

Los preparativos que realizan los participantes, para la celebración de la Luna de Wesak, incluyen ayunos, encender velas, entonación de canticos, donación de alimentos, meditaciones (individuales y grupales), y plegarias, especialmente la oración conocida como la Gran Invocación.

Lee también: ¿Cómo utilizar la energía de la Luna?

LUNA DE WESAK, LA GRAN INVOCACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *